• Revisión y mantenimiento correcto de un equipo de Autogas / GLP .




    Prueba de estanqueidad.

    Durante la revisión, uno de los primeros pasos es verificar la estanqueidad de la instalación en las conexiones de las tuberías de gas. El invierno es un período de altas fluctuaciones de temperatura, que en combinación con las vibraciones del coche, puede afectar el estado de las conexiones en el sistema  de GLP. La verificación de la estanqueidad de la instalación es  muy importante dentro de cada revisión del sistema de GLP, especialmente después del invierno,para un correcto funcionamiento del sistema de GLP.

    Sustitución de filtros.

    La mayor combustión  de gas, la notable pérdida de potencia en la aceleración, el funcionamiento desigual del motor e incluso la desconexión del sistema cuando se funciona con gas pueden ser el resultado de descuidar la sustitución de los filtros a tiempo.

    Este es otro punto que debe tenerse en cuenta cuando se inspecciona el automóvil después del invierno. El equipo lleva dos tipos de filtros. Tanto el filtro de fase líquida como el filtro de fase gaseosa deben reemplazarse después de conducir 60.000km y 30.000. km respectivamente. 

    Los filtros protegen el motor del vehículo contra posibles impurezas que ingresan al tanque durante el reabastecimiento de combustible. Si estas impurezas no se detienen en el momento adecuado, pueden dañar el motor. 

    Calibración de la instalación de GLP


    La última actividad durante la revisión debe ser el ajuste de la instalación de GLP. Esta es la parte más importante de la revisión posterior al invierno porque una instalación ajustada incorrectamente generará costos adicionales en lugar de los ahorros esperados. El coche consumirá mucho más combustible del que debería. Esto se evitará mediante una calibración realizada con la ayuda de un ordenador conectado al automóvil. También proporcionará una marcha suave, sin inconvenientes que afecten la seguridad de conducción y la comodidad del automóvil.


    Estas actividades son suficientes para asegurar el buen funcionamiento de la instalación de Autogas  en el vehículo. Durante los próximos 30.000 Kilómetros, el conductor puede disfrutar de una conducción sin problemas, pero también es recomendable revisar otros componentes del motor ,necesarios también para un buen funcionamiento en gasolina.

    Bujías, bobinas  y cambio de aceite.

    El motor cuando funciona con gas trabaja en condiciones diferentes que cuando trabaja con gasolina.  Carga sobre  el sistema de encendido y causa una vida útil más corta de las bujías. Las bujías son, por lo tanto, un elemento que debe cuidarse especialmente, ya que las ineficientes pueden evitar fallos en el funcionamiento.

    En la  inspección periódica también se debe  de llevar a cabo una revisión de los cables de las bobinas. No hay pautas detalladas sobre la frecuencia con la que se deben controlar los cables, pero es una buena idea revisarlos regularmente. Cuando visite un taller, verifique si hay un corte de energía, o si las cubiertas de los cables de goma no están rasgadas o agrietadas.

    El cambio oportuno de aceite también es un problema obvio, que es uno de los fluidos más importantes que se encuentran en el automóvil. Responsable de lubricar la unidad de transmisión, reduce la fricción de los componentes del motor mientras funciona, lo mantiene limpio y también tiene la función de enfriarlo. - En su mayoría, el aceite del motor y el filtro se reemplazan entre cada 10-30mil. km o todos los años durante la revisión, pudiendo hacer las coincidir con las revisiones del sistema de  GLP.

    Inyectores y reductor de gas.


    Entre los componentes de un sistema de GLP, los elementos típicos de posible sustitución son los inyectores y el reductor de gas. Otros componentes, como la MTVA, el depósito c, cableado o un centralita, en la mayoría de los casos no se suelen sustituir, son resistentes a la vida útil del automóvil, ya que no son susceptibles a la mala calidad del GLP ni al desgaste debido al arranque repetido del motor. Por lo tanto, los inyectores y los reductores son, aparte de los filtros de combustible, los únicos componentes de la instalación, que se desgastan y necesitan ser reemplazados tarde o temprano, y sobre todo dependiendo de las condiciones de la instalación y  de la calidad de estas piezas.


    El desgaste del reductor solo depende en cierta medida del trabajo de este, en gran medida del número de ciclos de calentamiento y enfriamiento que son responsables de cambiar las propiedades de los diafragmas del reductor. De manera similar, los inyectores son ligeramente más sensibles al kilometraje y menos al número de arranques. Si decidimos reemplazar el reductor, recuerde que también será bueno reemplazar las tuberías de agua en el sistema de enfriamiento. Con el tiempo, se ponen rígidos y pueden romperse, y esto hará que el refrigerante se escape. 

    También  como resultado de la ruptura del diafragma, el regulador puede fallar. Los síntomas serán similares a los de los filtros de gas obstruidos, además, puede haber un olor a gas en la cabina del automóvil y no hay posibilidad de cambiar el suministro de gasolina a gas.

    En nuestra red de talleres que instalan GLP/Autogas en Madrid y con los equipos de la marca LANDIRENZO te garantizamos un correcto mantenimiento de tu coche con GLP.


  • 0 comentarios:

    Publicar un comentario

    NO ESPERES MÁS¡¡¡¡¡¡ PIDE TU PRESUPUESTO

    Rellena y envianos tu solicitud de presupuesto.

    DIRECCIÓN

    Avda Madrid,18,Valdemoro,
    Madrid

    EMAIL

    comercial@nuevoscarburantes.com
    nuevoscarburantes@gmail.com

    TELEFONO

    919011606

    MOBIL

    625645254